Absceso Perianal


Es la acumulación de pus que nace a partir de una comunicación anormal que existe entre el canal anal y la piel de alrededor del ano, lo que se denomina fístula perianal.

Causas y Síntomas
Su origen en la mayoría de los casos (90%) es debido a la inflamación de algunas glándulas por la obstrucción en la salida de estas en el espesor del canal anal. El resto de las causas es debido a otras patologías como la Enfermedad de Crohn, la tuberculosis, tumores e incluso traumatismos en esta región.

Su síntoma más importante es el dolor en la zona perianal, a veces acompañado de fiebre y calofríos. Cuando hay un aumento de volumen de aspecto inflamatorio, rojizo y caliente en el margen del ano, el diagnóstico está prácticamente realizado. No siempre el diagnóstico es tan fácil, por lo que a veces es necesario realizar una endosonografía o una Resonancia Magnética para identificar la localización exacta del absceso.

Tratamientos
El tratamiento es siempre quirúrgico, no siendo recomendable su demora, por el riesgo de propagación de la infección. Lo que se realiza es un drenaje del material purulento bajo anestesia local o general, siendo asociados antibióticos y analgésicos. Si un paciente no es oportunamente tratado puede desarrollar complicaciones graves como una infección sistémica o gangrena de la zona.

Aproximadamente la mitad de los pacientes que presentan un absceso evolucionarán hacia una fístula perianal, en que se establece la comunicación entre el canal anal y la piel alrededor del ano. Estos pacientes refieren secreción como pus en forma permanente, asociado de dolor y sangrado en ocasiones. Su tratamiento quirúrgico, el que debe ser realizado por un equipo especializado, ya que existe riesgo de cortar una pequeña porción del músculo del esfínter anal. La cirugía se puede realizar en forma ambulatoria o con una corta estadía hospitalaria.

Compartir:
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Live
  • MSN Reporter
  • RSS
  • StumbleUpon
  • Twitter