Universidad Catolica

Cáncer colorrectal: Un invasor maligno e inesperado

En Chile, según cifras del Ministerio de Salud, entre 1997 y 2011 el número de fallecimientos por cáncer de colon y recto se ha duplicado en los mayores de 65 años. Esta patología, que aqueja a ambos sexos por igual, afecta más a este grupo etario debido a que se asocia con el envejecimiento.
En la última década, el cáncer colorrectal ha causado la muerte a 1466 adultos mayores de 65 años en nuestro país, según cifras del Departamento de Estadísticas e Información de Salud del Ministerio de Salud.

El doctor Felipe Bellolio, coloproctólogo de la Red de Salud UC CHRISTUS, afirma que “lo más frecuente es el adenocarcinoma, que ocurre cuando las células de la capa interna del intestino (mucosa) se reproducen en forma desordenada y originan un tumor o masa en esta zona. Si estas células viajan –ya sea a través de los vasos linfáticos o sanguíneos– hacia otros órganos distantes, como los pulmones o el hígado, significa que han dado metástasis, que es uno de los peligros de cualquier tipo de cáncer”.

Factores de riesgo

Aproximadamente, de un 15 a 20 % de los pacientes tienen algún pariente directo (padre, hermanos, hijos) con esta patología. Este grupo incluye a quienes poseen el síndrome de Lynch (tendencia heredada de contraer cáncer colorrectal) o poliposis adenomatosa familiar (condición genética que hace que se desarrollen pólipos o masas en el revestimiento del colon o del recto).
Otras personas en riesgo son aquellas que padecen alguna dolencia inflamatoria intestinal, como la colitis ulcerosa o la enfermedad de Crohn; quienes son obesos, tienen resistencia a la insulina o consumen una alta cantidad de carnes rojas.

El diagnóstico

La mayoría de las veces, esta enfermedad se detecta cuando el cáncer ya está avanzado y el tumor ha alcanzado cierto tamaño, lo que genera algunos síntomas; entre ellos:

• sangrado por vía rectal
• dolor abdominal
• obstrucción intestinal que dificulta la evacuación de las heces
• anemia
• nódulos pulmonares o hepáticos cuando hay metástasis

Según la sintomatología, el médico determina los estudios que realizará al paciente. Estos pueden incluir una colonoscopía (examen que permite visualizar el interior del colon y del recto), un escáner o una ecografía. El diagnóstico final se hace necesariamente con una biopsia.
Debido a que la carga hereditaria es muy fuerte, la recomendación para los familiares directos de un paciente con cáncer colorrectal es practicarse una colonoscopía a partir de los 40 años si la enfermedad se presentó en una persona de esa edad. Si, por el contrario, esta apareció en una menor de 40 años, el control debiera hacerse antes. “El cáncer colorrectal nace, la mayoría de las veces, de un pólipo. Por eso, si uno es capaz de detectarlo y removerlo a tiempo, el riesgo disminuye considerablemente. Si, además, no hay metástasis, los pacientes tienen de un 60 a 70 % de posibilidades de sobrevida a cinco años”, asegura el doctor Bellolio.

¿Cómo se trata?
Dependiendo de la etapa en la que se encuentre la enfermedad, es decir, de cuán avanzado esté el tumor, se elige el tratamiento. “En general, es multidisciplinario e involucra a oncólogos, cirujanos, radioterapeutas, patólogos y radiólogos. En el cáncer de colon normalmente se extirpa el segmento afectado, ya sea por vía abierta o por laparoscopía. Luego se analiza la pieza extraída y según eso se indica o no quimioterapia posoperatoria –explica el doctor Bellolio–. En el caso del cáncer de recto, gran parte de los pacientes requiere quimio y radioterapia antes de la cirugía”.

Fuente: Revista SaludUC

Colaboración: Dr. Felipe Bellolio, Coloproctología y Cirugía Coloproctológica Red de Salud UC CHRISTUS.

Horas médicas: 

Centro Médico UC Lira

Reserva de horas:
Piso 6: (02) 2384 6250 / (02) 2384 6240

Centro Médico UC San Jorge
Reserva de horas
2413 4600

Centro Médico UC San Joaquín
Reserva horas e Informaciones
(02) 2676 7000

Be Sociable, Share!
Be Sociable, Share!